Documental Parto Respetado.



Considero que he tenido la suerte de vivir un parto natural y respetado en el Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz aunque a día de hoy creo que alguna cosa se podría haber mejorado, ya que me tuvieron casi dos horas en monitores cuando yo estaba en pleno trabajo de parto (y es que aunque primeriza, mi parto fue realmente rápido, cosa que nadie esperaba), además de que tengo una pequeña espinita clavada porque me cambiaron sin ser yo muy consciente de ello al matrón que empezó a atenderme (y es que reconozco que soy PAS y con este chico tuve mucho feeling, cosa que en un momento como es el de dar a luz, es bastante importante). Sin embargo y gracias al Programa de Parto Respetado que tiene en marcha este hospital desde hace años, pude tener un parto en el que me sentí tranquila y confiada, en el que recogieron y tuvieron en cuenta mi plan de parto, en el que se siguieron las recomendaciones de la OMS, en el que en ningún momento me ofrecieron un enema, en el que la política es que si tú no quieres no te ponen una vía si no tienes un embarazo de riesgo y no hay problemas, en el que no me hicieron una episiotomía rutinaria (ni no rutinaria porque no hizo falta), en el que me iban informando de todo lo que ocurría y dejándome en cada momento tomar mis propias decisiones sin juzgarme (como usar o no diferentes tipos de analgesia que ponían a mi disposición), en el que una vez mi niña vino al mundo, en ningún momento se la llevaron de mi lado, pudiendo realizar desde el primer momento el llamado "piel con piel", en el que (por decisión propia) hicimos pinzamiento tardío del cordón de mi niña cuando nació, un parto en el que tanto la dilatación como el expulsivo ocurrieron en la misma habitación, dándome intimidad, sin gente entrando y saliendo por allí, sólo la matrona, el primer matrón del que antes hablé y su auxiliar.

Soy consciente de que por desgracia esto no suele ser lo habitual. Los partos instrumentalizados y en los que se trata a la parturienta como una mujer pasiva y que debe acatar todo lo que le diga una bata blanca están a la orden del día (o peor aún, en muchos casos ni siquiera te informan de lo que están haciendo contigo o te van a hacer). Por más que la OMS haya reiterado en varias ocasiones la importancia de que el parto sea tratado como el proceso natural que es, con la madre en el centro de la toma de decisiones y en el que sólo debe intervenirse cuando existan complicaciones, la realidad es otra. Por todo ello considero que es tan útil y necesario este documental llamado Parto Respetado.

Laura Mascaró ha realizado un excelente trabajo poniendo su granito de arena contra la violencia obstétrica. Estoy segura de que gracias a este documental muchas mujeres van a empoderarse de cara a sus partos, o incluso sanar de alguna manera si han sido víctimas de la violencia obstétrica. 

Te recomiendo mucho su visualización, e incluso que lo compartas y difundas tal y como estoy haciendo yo. Creo que un mundo feliz y en paz debe comenzar en el mismo momento del nacimiento del ser humano, ya que todos tenemos derecho a nacer con respeto, con amor. Y las mujeres tenemos que hacer nuestra parte sintiéndonos protegidas, seguras y en paz. No entiendo por qué como sociedad no estamos cuidando más de este momento. Debería ser algo básico e imprescindible, para construir así entre todos, un mundo mejor. 

¡Gracias Laura por haber llevado a cabo este tan bonito como necesario proyecto!

Comentarios

Entradas populares