Un fin de semana en La Hiruela.

Mi familia en La Hiruela

Creo que tenemos la gran suerte de vivir en una zona de la ciudad de Madrid que es maravillosa. Con la Casa de Campo prácticamente al lado y rodeados de varios parques, somos más que felices. Vida tranquila de barrio con lo positivo de tener el centro a un paso (y también naturaleza). Aun así siempre apetece respirar un poco de aire puro en la sierra, caminar por paisajes distintos, disfrutar de un entorno más rural en contraposición con lo urbanita.

Queríamos una escapada de fin de semana, así que nuestro destino no debía estar demasiado lejos de casa, pues no somos grandes aficionados a hacer muchos kilómetros por carretera. Barajamos varios destinos, pero entonces vi este post de los chicos de Algo que Recordar. No me lo pensé dos veces, La Hiruela era nuestro próximo destino. 


Restos de un desayuno delicioso

Al igual que ellos, nos alojamos en el Hotel Rural El Papamoscas. Fue todo un acierto. Apartamentos con encanto con desayuno incluido, además de té y café disponible las 24 horas. Me encantó el concepto, pues como familia que somos un apartamento siempre es la mejor opción, pero además con el extra de no tener que preocuparte por hacer el desayuno al levantarte. La familia que lleva el negocio es un encanto, además Sandra nos preparó varios bizcochos veganos, que estaban para chuparse los dedos (aparte de tostadas de pan casero, mermeladas artesanas, leche vegetal, zumo de naranja recién hecho...). Si te apetece pasar unos días en La Hiruela, te recomiendo totalmente este alojamiento.


Foto de familia

Todavía no te he contado que esta vez no nos escapábamos solos, sino con nuestros amigos de Nutrición Esencial. Para nosotros son familia, esa que sí se escoge y que te nutre de verdad. Reservamos un apartamento para cada familia, y ha sido un placer compartir todo el fin de semana con ellos, disfrutar de la vida junto a las personas que quieres es lo mejor que te puede pasar. 

Nuestra escapada puede resumirse en unos cuantos paseos por La Hiruela, en haber disfrutado de los parques con los niños, en tomarnos algo con calma en el bar del pueblo, en pequeños que han hecho pandilla, en conversaciones de adultos hasta bien entrada la noche... Todos esos pequeños placeres de la vida. Además de, cómo no, la actividad estrella del fin de semana, senderismo en los alrededores de La Hiruela, situada en plena Sierra del Rincón:

Río Jarama

El sábado hicimos la ruta "De molino a molino". Con unos buenos portabebés en la espalda, recorrimos esta ruta circular de 4,5 kms que discurre en gran parte junto al río Jarama. El paseo es idílico, en plena naturaleza. Cruzas puentes, observas el agua, ves vacas... También hay un merendero muy cerca del final del sendero, ideal para parar y disfrutar de un buen picnic. Esta ruta tiene una dificultad media, pues aunque al principio es bastante sencilla, luego empieza a complicarse un poco ya que el camino consiste en ir subiendo y bajando piedras. Pero si nosotros con una bebé en la espalda hemos sido capaz de hacerlo, seguro que tú también puedes (que tampoco es muy difícil, simplemente no es un camino llano y además la ruta en sí no es para nada larga). 

Comenzamos la ruta dominguera

El domingo contábamos con un poco menos de tiempo y decidimos hacer otra ruta circular pero un poco más corta (de 2,7 kms) y dificultad baja, llamada "Las eras y la Pila de riego". En esta ruta disfrutamos de un par de miradores en los que pudimos observar la sierra y el pueblo, además de que a mitad de camino llegamos a la "pila de riego", que fue la delicia de nuestros niños. En ella pudimos observar muchas ranas, que no paraban de saltar al agua y que llamaron la atención de nuestra pequeña Vera. 

Después, ya en el pueblo, visitamos el Museo Etnológico de La Hiruela. El precio de la entrada es de tan sólo dos euros y en la visita puedes conocer cómo vivían los vecinos de La Hiruela en otros tiempos.

Mi preciosa Vera

Y hasta aquí nuestra escapada. Después de un intenso fin de semana, pensamos hacer más senderismo en familia, además de volver a la Sierra del Rincón. Esos paisajes tan bonitos y tan cerca de Madrid nos los tenemos que patear mucho más.

Y a ti, ¿te gusta el turismo rural? ¿Practicas senderismo con niños pequeños? ¡Me encantaría conocer tu experiencia en forma de comentario!

Comentarios

Entradas populares