Nuestra experiencia aprendiendo inglés en Kids&Us

Mi niña tan contenta con su diploma 

Acabamos de vivir el solsticio de verano, momento que de algún modo marca el inicio de las vacaciones estivales. Sí, esos meses de calor, chapuzones, verbenas, tiempo libre, aventuras... que tanto gustan a los más pequeños de la casa (y a los no tan niños también, para qué engañarnos...). Antes de todo esto, nuestros peques han dado por finalizado el curso escolar (a no ser que seas homeschooler, claro), y toca hacer balance del curso que acabamos de terminar.

Nuestra hija tan sólo tiene dos años y no ha ido nunca a una escuela infantil o guardería, pero cuando cumplió el año y medio (coincidiendo con el comienzo del curso escolar) sí que decidimos que era un buen momento para hacer alguna "extraescolar" juntas (Vera&Mamá), entendida como tiempo de calidad (porque ya lo pasábamos también en cantidad) en el que pudiéramos hacer algo diferente en familia y divertirnos juntas. Como ya os conté anteriormente nos apuntamos a clases de música, así como a clases de inglés en un centro Kids&Us.

Os confieso que aunque hacía tiempo que la idea de apuntar a clases de inglés a Vera me rondaba por la cabeza (sobre todo después de leer la experiencia de Bruno y Alma), la verdad es que tenía muchas dudas sobre lo que podía pasar. Dudas que en cuánto pusimos un pie en nuestra primera clase, se disiparon completamente.

Apuntar a Vera a inglés ha sido el gran acierto del año. Nuestra niña, a pesar de ser aún muy pequeña y de necesitar mucho el contacto continuo con mamá, se ha divertido desde la primera clase. Vera ha disfrutado mucho con el ratón Mousy (el gran protagonista de las clases para los bebés de 1 año) y con el resto de actividades que, una tras otra, nos iban proponiendo. Globos, pelotas, pompas de jabón, pintura de dedos, bloques de construcción... han sido gran parte de los materiales que hemos usado en clase, y que han supuesto toda una revolución para los más pequeños.

También hemos trabajado en casa con el material propuesto. Varias veces por semana Vera ha cantado junto a su padre las canciones del cd, han utilizado el libro de Mousy y jugado juntos con la aplicación que nos ha proporcionado Kids&Us.

Pero no sólo hemos pasado buenos ratos, sino que hemos aprendido inglés. Ha sido increíble ver como Vera, a la par que iba comenzando a hablar en castellano, se empezaba a soltar con sus primeras palabras y frases en inglés. Nuestra hija muchas veces nos sorprende cantando en este idioma de forma totalmente espontánea, o contando sus juguetes en inglés (one, two, three, four…). Lo más fuerte de todo es que ¡incluso ha soñado en inglés! Un día mientras dormía gritaba "¡dirty nappy!". Ahí fue cuando me quedé muy flipada, y es que es una gran señal de que está interiorizando el idioma muy bien.

Como ves estamos encantados y de hecho, para el próximo curso, repetimos. Eso sí, a Vera le tocará ir sin mamá ni papá durante los dos últimos trimestres del curso. ¿Le seguirá gustando ir a clase sin nosotros? ¿Querrá a Linda tanto como a Mousy? Aún no lo sabemos, pero tengo la esperanza de que así sea, pues adora asistir a clase, así como a su profesora Paloma. Ella será más mayor y seguro que se adapta estupendamente. ¡Confío en mi niña totalmente!

Y tú, ¿conoces los centros Kids&Us y su metodología? ¿cuál ha sido tu experiencia? ¡Me encantaría conocerla!





Comentarios

Entradas populares